Ofrecemos a nuestros alumnos un acompañamiento humano y espiritual:

  • A través de las tutorías individuales y de las tutorías con los padres.
  • En momentos de dificultades y ante conflictos, con su tutor/a, o el profesor/a con quien tengan más confianza.
  • Ofreciéndoles la posibilidad semanal de hablar con un sacerdote. También a través del sacramento de la Confesión, que se ofrece mensualmente.
Para ello, encontramos importante la apuesta que hemos hecho por una formación humano-cristiana y carismática, para todo el Profesorado.
//]]>